Demonología

La demonología: orígenes, preconcepciones e influencia en la cultura de masas.

Interrogantes de investigación del trabajo.

1. ¿Cómo identificar los posibles orígenes de la demonología a través del tratado Maellus maleficarum?

2. ¿Cómo interpretar el enfoque que se le dió al reconocimiento de demonios en la edad media?

3. ¿Cómo exponer la importancia del signo “demonio” en la cultura occidental a través del texto de Bajtín la polifonía del discurso?

4. ¿Cómo contrastar la figura del demonio con la figura del ángel como servidores de seres dominantes en los axis mundis?

5. ¿Cómo categorizar los diferentes tipos de demonios y su jerarquización basándose en diversos textos especializados?

6.¿Cómo indicar los métodos de exorcismo a partir de la tradición cristiana del occidente?

7.¿Cómo ejemplificar las experiencias con demonios en distintos casos famosos documentados?

8.¿Cómo registrar la filmografía especializada en temas de demonología?

5. Premisas para establecer el foco del problema.

P.1 Los demonios son seres espirituales de naturaleza angelical condenados eternamente según la percepción cristiana, por consiguiente no fueron creados malvados, sino que pasaron por fases de transformación.

P.2 La demonología cristiana es un estudio complejo de los demonios tomados de la demonología judía y del Antiguo Testamento, por tanto, la demonología es una rama de la angelología, es decir, el estudio sistemático de los ángeles

P.3 Los demonios no se encuentran en el inframundo, por lo tanto la concepción popular de que habitan en el inframundo o infierno por ser su centro cósmico junto al diablo es incorrecta.

P.4 Los demonios actúan sobre el espíritu del ser humano por lo que los pecados carnales como la lujuria y la gula, productos de la tentación, no son provocados por estos seres.

P.5 Por lo tanto, es necesario exponer los diversos estudios teológicos que categorizan y explican a fondo los orígenes de la demonología y su importancia en la construcción identitaria religiosa cristiana occidental.

6. Hipótesis o propuesta de investigación.

La carencia de información sobre los estudios demonológicos provoca el esparcimiento de información errónea a través de la creación de leyendas y mitos que desprestigian siglos de investigación y teorización, por lo que es necesario desmitificar, a través de lecturas explicativas y accesibles para un público amplio, las concepciones populares equívocas sobre el tema.

7. Objetivos

          a.       General:

Elaborar categorizaciones que abarquen los diversos aspectos de la demonología, desde los textos y teóricos medievales hasta la concepción moderna cristiana occidental.

b.       Específicos:

1.  Exponer los inicios de la demonología desde el Malleus Malleficarum y como este propulsó los estudios mitológicos cristianos.

2.  Identificar a los demonios como signos presentes en el drama popular actual por medio de su reconocimiento en la cultura cristiana mediante su categorización, descripción y funciones dentro del inframundo y supramundo

3. Contrastar las diversas teorías sobre la naturaleza demoníaca, la influencia dentro del imaginario colectivo y aporte investigativo a la mitología contemporánea.

II. Parte

Justificación del tema

Imagen

Los estudios teológicos han sido determinantes en el proceso informativo de muchas religiones alrededor del mundo. Son influyentes porque legitiman las concepciones alrededor de temas eje en las diversas creencias.

La demonología forma parte importante de la construcción histórica y constitución semiótica de los seres que conforman la cosmogonía cristiana. Desde sus primeros reconocimientos oficiales,como en el  Maellus Maleficarum o los tratados sobre el tema de Miguel Psellos, ha formado parte del imaginario colectivo desde diversas manifestaciones artísticas, por ejemplo Giotto que muestra figuras demoníacas volando, con rasgos animales, colores oscuros, luchando contra San Francisco, hasta cinematográficas como es el caso de la famosa película El Exorcista (1973). A pesar ser una rama de la teología oficializada y significativa, existen mitos a su alrededor que intervienen con los verdaderos preceptos y conceptos que delimitan el estudio de los demonios y sus manifestaciones.

Desde sus inicios los demonios han sido uno de los signos que representan la dualidad de fuerzas cósmicas: el bien y el mal como señala Constantino de María en La Enciclopedia de la magia y de la brujería :

“De la existencia de una Iglesia del bien, formada y regida por una compleja jerarquía de ministros o sacerdotes que representan en la tierra el poder supremo del Dios del bien, los hombres tomaron ocasión para erigir una Iglesia del mal, para enfrentarla con la primera imitando su organización y copiando sus ritos y ceremonias. Los ministros regulares de la Iglesia del mal eran las brujas y los hechiceros, así como los nigromantes, que estaban en contacto con el Demonio, al cual se suponía habían vendido su alma. Como representantes en la tierra del poder de Satanás hacían y deshacían el mal, seguros de encontrar siempre la aprobación de los Infiernos” (de María: 1967. p 60)

Desde el texto de Bajtín La polifonía del discurso nos ayuda a comprender al signo del demonio como ideológico,pues no es un reflejo mecánico de la realidad. El signo es un fenómeno complejo que “refleja y refracta” la urdimbre social. Depende del contexto para significar una o muchas cosas; es escurridizo y poco confiable, es semánticamente móvil, inacabado, abierto, dinámico, capaz de generar nuevas informaciones a diferentes receptores. Su manipulación a través de la cultura de masas ha abierto muchas interpretaciones sobre su posición en la cosmogonía cristiana por medio de la divulgación visual y literaria.

Durante la época medieval se intensificó el estudio de esta oposición bien-mal. Las clases de demonios, atribuciones, costumbres, actitudes, gustos y antipatías. También se establecieron las ceremonias y ritos precisos que había que llevar a cabo para evocarlos .

Este trabajo de investigación se basa en diferentes definiciones y fundamentos sobre las características mencionadas. Busca reunir información que permita un mejor tratamiento del tema y complementar o corregir todo conocimiento previo de la demonología

Demonios y sus orígenes

Imagen

Los demonios han sido denominados como los ángeles caídos del cielo. Esta concepción infiere que estos han pecado y que no fueron creados tal y como son conocidos. Por esta ambigüedad es importante aclarar sus supuestos orígenes y proceso de formación.

Según J.A Fortea en Summa Daemoniaca, los demonios fueron creados como ángeles para pasar una prueba previa antes de la visión de lo Divinidad. Ellos reconocían a Dios como creador pero no veían su esencia . Al fallar la prueba que les fue impuesta se convirtieron en demonios irreversiblemente.  Por otra parte de María dice que los demonios son producto de sus soberbia, aunque no se precisa en que consistió. Muchos doctores afirman que Satanás pretendía a ser semejante  a Dios, sin embargo esta afirmación no se ha determinado con exactitud en significancia. Satanás arrastró consigo, afirma de María, la tercera parte de las estrellas del cielo, por lo que se considera que la cantidad de demonios es bastante alta.

Las etapas de transformación que J.A Fortea explica son las siguientes:

“Al comienzo les entro la duda. La duda de que quizá la desobediencia a la Ley divina fuera lo mejor. En el momento en que voluntariamente aceptaron la posibilidad de que la desobediencia a Dios fuera una opción a considerar ya pecaron. Al principio esa aceptación de la duda constituiría un pecado venial que poco a poco fue evolucionando al pecado grave. Pero la principio, ninguno de ellos en esta primera fase estaba dispuesto a alejarse irreversiblemente, ni siquiera el Diablo. Fue posteriormente cuando se fue asentando en sus inteligencias lo que su voluntad había escogido a pesar del doctamente de su inteligencia que les recordaba que tal desobediencia era contra razón. Pero sus voluntades se fueron alejando de Dios, y como consecuencia de ello sus inteligencias fueron aceptando como verdadero el mal que su voluntad había escogido. Sus inteligencias fueron consolidándose en el error. La voluntad de desobedecer se fue afianzando, haciéndose esa determinación cada vez más profunda. Y la inteligencia iba buscando más y más razones para que eso le resultase cada vez más justificable. Finalmente ese proceso llevó al pecado mortal que se dio en un momento concreto, a través de un acto de la voluntad. Es decir, cada ángel llegó un momento en que no sólo quiso desobedecer, sino que incluso optó ya por tener una existencia al margen de la Ley divina. Ya no era un enfriamiento del amor a Dios, ya no era una desobediencia menor a algo determinado que les resultase difícil reaceptar, sino que en la voluntad de muchos de ellos apareció la idea de que un destino aparte de la Trinidad, un destino autónomo.” (Fortea: 2004)

Categorización de los demonios:

Imagen

En cuanto a su categorización existen varios tipos. El primero a mencionar es el de Miguel Psello que existen seis clases de demonios en este mundo sublunar:

  1. El primero es el ígneo, el cual se mueve por el aire que está encima de nosotros.

  2. El segundo, también anda por el aire y le llaman aéreo.

  3. El tercero es terrestre.

  4. El cuarto es el acuático y marino.

  5. El quinto el subterráneo.

  6. El sexto, finalmente, es el llamado lucífugo.

De las especies citadas, la acuática ahoga a los que van por las aguas; la subterránea y la lucifuga se introducen en las entrañas y producen asfixia, epilepsia e incluso demencia en los hombres; pero los aéreos y terrestres son los más temibles y astutos de todos, ya que buscan y engañan disimuladamente las mentes de los hombres, produciéndoles inusitados y crueles sufrimientos.

Igualmente se debe tomar en cuenta la categorización general tripartita que le da de María: los buenos, los malos y los indiferentes, pero se designaban con el nombre de demonio a cualquier espíritu. Igualmente aclara que  muchos demonios tienen origen humano, pues son las almas de difuntos que se han quedado en la tierra fuera del Hades, como las almas de los héroes protectores de un pueblo o de una ciudad, que según se creía permanecían junto a su tumba en forma de serpiente.

La anatomía del demonio no es corporal carnal. No tiene cuerpo, no existe en su ser ningún tipo de materia sutil, ni nada semejante a la materia. Sino que se trata de una existencia de carácter íntegramente espiritual. Espíritus en latín significa soplo, hálito. Es materia muy sutil como aire o vapor y al mostrarse vienen en formas indeterminadas

A continuación una división de demonios que aparecen en el Malleus Maleficarum

Íncubos y súcubos

Los íncubos, del latín incubare que quiere decir acostarse, eran en la creencia religiosa de la Edad Media, los demonios masculinos que copularon con mujeres, a las que generalmente acudían durante las noches para invadir su mente y tenerlas a su merced; durante el acto sexual, el incubo podía succionar la energía de su víctima hasta acabar con su vida, o bien, dejarlas en un estado de salud físico o mental lamentable. Los íncubos podían adoptar la forma de un ser amado y su víctima sólo llegaba a sospechar al notar una bifurcación en el miembro viril que además era frío aún al momento de la relación sexual; por otro lado, aunque el acto podía llevar a las víctimas a la muerte o a un deterioro mental y físico, se piensa que en algunos casos estas relaciones eran extremadamente placenteras, mientras que en otros llegaban a ser tormentosas casi al punto de desear la muerte.

Durante la Edad Media, se creía además que las relaciones carnales de los íncubos tenían por finalidad la procreación, y el hijo era generalmente deforme y propenso a la maldad; hay quienes piensan que el legendario Mago Merlín era producto de la relación entre un incubo de nombre Asmodeo y una monja.

Imagen

Los súcubos, por su parte, son el lado femenino de estos seres malignos. Su nombre proviene del latín succuba que significa estar debajo y que más tarde derivó en prostituta. Desde la Edad Media, los súcubos son demonios femeninos de gran belleza cuya función principal es la de seducir a los hombres, especialmente a los monjes. Al igual que los íncubos, los súcubos absorben la energía de sus víctimas y los pueden llevar a la muerte.

De gran belleza física y extremadamente sensuales, podían presentarse en algunas ocasiones con alas y a menudo desnudas ante su víctima. Era difícil que algún hombre se resistiera ante tal belleza, aunque sus preferidos eran siempre los hombres de fe y aquellos débiles de espíritu; para ello, el súcubo acostumbraba a meterse en los sueños de su víctima y seducirlo, además resultaba casi imposible que un hombre que hubiera tenido contacto con un súcubo se liberara de su influjo. Los súcubos tenían por costumbre recolectar el semen de su víctima y utilizarlo para embarazar a mujeres mortales, dando como resultado (al igual que en el caso de los íncubos) la procreación de hijos deformes o propensos a la maldad.

El súcubo más famoso, maligno y mortal de todos los tiempos es Lilith la primera mujer creada por Dios, corrompida por Satanás y amante de los demonios que se establecieron en el Mar Rojo. Otros súcubos importantes dentro de la demonología son Abrahel, Baltazo, Bietka, Mancerinio. (tomado de http://lascosasquenuncaexistieron.com/Articulos/93/incubos-y-sucubos)

Imagen

La demonología como ciencia

La demonología es la ciencia que estudia las creencias de los distintos pueblos con respecto a los seres intermedios (carentes de cuerpo) entre la divinidad y la humanidad (de María; 1967. p 51)

Su estudio, consecuentemente varía dependiendo de la región en donde se lleve a cabo y su religión oficial. Para efectos de esta investigación nos centraremos en la tradición cristiana occidental.

En la enciclopedia de la magia y la brujería,de De María, continúa explicando que en el texto bíblico del génesis, el inicio de la concepción de mundo cristiano, no se menciona la creación de los demonios ni de Satanás, sin embargo más adelante si se les menciona y describe como terribles animales míticos. Luego, en el Nuevo Testamento se menciona a los demonios con frecuencia vinculándolos con Jesús, al ser arrojados al mar por él o expulsados del cuerpo de individuos.

Aunque se menciona considerablemente en este texto, el Malleus Maleficarum llegó a influir enormemente en la creencia popular sobre los demonios, brujas y hechiceros a los largo de Europa. La obsesión por los demonios en el ámbito de la Iglesia empezó a crecer cuando, en su famosa Bula de 1484, el papa Inocencio VIII declaró que habían llegado hasta los oídos de la Iglesia las relaciones que hombres y mujeres tenían con ángeles malos, íncubus y súcubus. Su categorización fue imperante en el desarrollo de la demonología moderna.

Inmediatamente el manual se convirtió en un texto indispensable y la primera fuente para todos aquellos que se dedicaban a luchar contra la brujerí­a en Europa, ya fuesen jueces, magistrados o sacerdotes, católicos o protestantes. Como parte de la relación entre hechiceras y demonios, en el manual se explica el pacto formal con el que se relacionaban:

“El método con que profesan su sacrilegio mediante un franco pacto de fidelidad a los demonios varia según las distintas prácticas a que son adictas las diferentes brujas. Y para entender esto debe señalarse, ante todo, que existen, como se mostró en la Primera Parte de este Tratado, tres tipos de brujas, a saber: las que dañan pero no pueden curar; las que curan, pero, por algún extraño pacto con el diablo, no pueden dañar; y las que dañan y curan.” (Malleus Maleficarum; 1486)

Imagen

A pesar de su importancia y utilización, el Malleus nunca llegó a ser ley o teología incuestionable, según G.R. Quaife en Magia y Maleficio, y poner en duda sus dogmas no se consideraba herejía. Incluso el mismo autor dice que las ideas básicas del manual no eran nuevas, sino que hacían eco de los puntos de vista de Johannes Nider, escritos hacia 1435 pero que no se publicaron hasta 1475. La originalidad del Malleus estaba en que seleccionaba y recalcaba aspectos concretos de la teoría general y daba consejos detallados sobre el procesamiento de los acusados.

Fenómenos relacionados con la demonología

Evocaciones, posesiones y exorcismos:

Evocaciones:

Las evocaciones a los demonios eran comunes entre las brujas y hechiceros. Solían llevarlas a cabo a medianoche en las encrucijadas, antros, selvas o entre las ruinas de algún lugar, poniendo gran cuidado en situarse justo en el centro de uno o tres círculos trazados  en el suelo con una espada o con un trozo de carbón. Muchos desgraciados, al salirse del círculo morían de repente.(de María: 1964. p 80)  Utilizaban largas fórmulas o evocaciones complicadas  y sin sentido.

http://www.youtube.com/watch?v=Tu5kzkZ2h-M

Imagen

Posesión:

Los poseídos o endemoniados presentaban síntomas clínicos de un ataque histérico y epilépticos. Era contagioso, puesto que al ponerse en contacto con personas endemoniadas se corría el peligro de convertirse en súcubos. A veces el demonio, continúa diciendo de María, tomaba posesión de los cadáveres simulando su resurrección o manteniendo oculta su muerte.

Existían hipótesis que plantean que el Demonio no podían entrar en los cuerpos porque no es posible que un espíritu penetre en un cuerpo habitado por otro espíritu (Gennadio y Beda el Venerable). Según ellos, puntualiza de María, la posesión era un asalto maligno del espíritu infernal, tan avasallador e insistente como para hacer creer al enfermo que tenía en su interior al Demonio en persona. Señalaban que el Demonio no podía adueñarse del alma por dos razones: una, propiamente humana, siendo por lo tanto partícipe de las pasiones humanas; la otra, más intelectual, procedía directamente de Dios. La parte divina era intangible;la humana, en cambio podía sufrir la influencia de causas externas.

En la edad Media la posesión demoníaca fue un aspecto importante del diabolismo en el siglo XVII, dice Quaife en Magia y Maleficio. A pesar de ser una de las manifestaciones más destacadas de los demonios, no era un tema prioritario en la cultura medieval. Su popularización inicia en principalmente en Francia en conventos, donde eran casos de histeria psicosexual, en los que las monjas mostraban síntomas de orgasmos, gemían obscenidades, se levantaban el hábito para la invitación al coito. Igualmente, la posesión en este país solía restringirse a las clases alta y media ya que no era  un aspecto de la brujería común. Finalmente se señalan otros lugares como  en Inglaterra y  Massachusetts entre adolescentes.

Imagen

Los historiadores ha atribuido posesión demoníaca a personas que han sufrido una severa represión o frustración. Freud, señala Quaife, creía que los demonios eran una manifestación de impulsos instintivos que han sido reprimidos.

http://www.youtube.com/watch?v=OUD4l8RLXAE

Exorcismo:

La cura una posesión es el exorcismo. Constantino de María explica que el exorcismo es un rito purificador con el que se alejan las malignas influencias de los espíritus y demonios (de Maria; 1967. p 145)  Según los evangelios, Cristo transmitió a los apóstoles la facultad, virtud y poder de exorcizar.

Este no consistía, en sus inicios, únicamente en un ritual de purificación verbal. también se creaban pociones, olores nauseabundos y la exploración de los genitales entre otras zonas del cuerpo sensibles. G. R Quaife explica que la iglesia se vio obligada a restringir el derecho al exorcismo debido los exorcistas sobre-entusiasmados que tildaban de poseidos a los melancólicos, histéricos y lunáticos, que solo necesitaban atención médica al final del dia. Además de que el exorcismo, por no ser un sacramento, no expulsaba automáticamente al demonio ni sus influencias maléficas, por lo que sólo se debía dejar en manos de expertos la trata del problema.  De todos modos se popularizó el exorcismo preventivo, que servía para contrarrestar o anular los hechizos que afectaban a los rebaños y obstaculizaban la cría de animales o las actividades sexuales de marido y mujer.

http://www.youtube.com/watch?v=jJpBeug8jGQ

Funciones del exorcista:

De María indica las tres funciones de los exorcistas:

1. Expulsar a los demonios, oficio que desempeñan, sobre todo cuando abundan los catecúmenos, los exorcistas con la ritual manu impositio, para ahuyentar a los demonios de los candidatos al bautismo.

2. Alejar a los excomulgados correspondía originariamente a los diáconos en el Ordo Romanus (es un directorio de ritos eclesiásticos, proporcionando el orden y arreglo de las diferentes ceremonias) pero luego se asignó esa función a los exorcistas y muy pronto cayó en desuso.

3. La aspersión del agua durante la misa correspondía al sacristán, pero en el siglo X esta función pasó a los exorcistas.

Metodología del exorcismo:

Al exorcizar, el ministro a cargo, debe atenerse a las fórmulas del Ritual romano. Debe atenerse al uso de medicinas, prácticas supersticiosas y hacer preguntas inoportunas o que sean innecesarias. Debe preguntar al Demonio si está solo, como se llama, cuando inició la posesión y las causas de esta.

El exorcismo se puede aplicar a personas de otras religiones o paganas, siempre que se trate de verdaderos endemoniados.

El protocolo indica que el sacerdote debe vestirse con una túnica color púrpura y comenzar la ceremonia recitando una oración seguida por la lectura del Salmo numero 4 y la exhortación a la Gracia de Dios contra el demonio. Después se recita un pasaje de Juan 1 y de Marcos 16. Luego, el oficiante debe repetir las siguientes palabras: “Te exorcizo, muy vil espíritu, mismísima encarnación de nuestro enemigo, espectro entero, toda la legión, en el nombre de Cristo, sal y huye de esta criatura de Dios. Él mismo te manda, el que manda al mar, los vientos y la tempestad. Escucha y teme, Oh Satanás, enemigo de la fe, adversario de la raza humana, productor de la muerte, ladrón de la vida, destructor de la justicia, raíz de los males”. ( R.H. Robbins, La Enciclopedia de la Hechicería y la Demonología, p 186).

Por último, el cura ofrece otro ruego: “Te conjuro, a ti, Oh serpiente, por el juez de la vida y la muerte, por tu hacedor y hacedor del mundo. No resistas, ni te demores en huir de este hombre”. Es preciso repetir muchas veces estas frases hasta obtener el resultado deseado.

La demonología y la filmografía

Como tema central de muchas películas, los demonios han cautivado a millones de personas por medio de historias aterradoras, verdaderas en algunas ocasiones. A continuación se expondrán algunas de la películas que trataron el tema desde diversos puntos de vista desde la demonología:

Imagen

The Exorcist (titulada El exorcista en español) es una película de terror norteamericana de 1973 dirigida por el realizador William Friedkin, sobre un guión escrito por William Peter Blatty basado en la novela homónima del propio Blatty, publicada en 1972 y que sólo en Estados Unidos llegó a vender cerca de trece millones de ejemplares. La cinta relata los fatídicos hechos de la posesión diabólica de Regan MacNeil, una niña de doce años, y todos los exorcismos a los que más tarde fue sometida.

Su estreno en la década del 70 provocó una abrumadora aceptación por parte del público y también de la crítica, que terminaron considerándola como una de las mejores películas en la historia de su género. Además de su aceptación, la película obtuvo un total de diez nominaciones para los Premios Oscar, incluyendo Mejor Película, de los cuales logró llevarse finalmente dos, y siete nominaciones para los Premios Globo de Oro de los cuales ganó cuatro, incluyendo Mejor Película dramática. Fue ganadora del Premio Saturn a la Mejor película de terror.

Blatty, el autor de la novela, explicó que la historia tuvo inspiración en hechos verídicos en los cuales trabajó cuando él aún era estudiante universitario, acerca de informes sobre un exorcismo real ocurrido en la localidad de Mount Rainier, Washington, en el año 1949, y que fuera informado por The Washington Post. En el caso, la persona poseída era un niño de catorce años de edad llamado Robbie Mannheim, que sufrió alteraciones en su personalidad, por lo cual, se le practicaron varios exorcismos en un lapso de tres meses. (Wikipedia)

El exorcismo de Emily Rose (2005) es una película de terror dirigida por Scott Derrickson y protagonizada por Tom Wilkinson, Laura Linney y Jennifer Carpenter. Inspirada en la verdadera historia de Anneliese Michel, el guión fue escrito por el propio director y Paul Harris Boardman y consiguió recaudar 144 216 468 dólares en todo el mundo.El sacerdote Richard Moore (Tom Wilkinson) es acusado de homicidio por negligencia por la muerte de la joven Emily Rose (Jennifer Carpenter). Esta católica devota empezó a tener visiones aterradoras tras asistir a la universidad y decide contactar con el cura, pues está convencida que necesita un exorcismo. Ahora, la agnóstica abogada Erin Bruner (Laura Linney) decide arriesgar su reputación ayudando al padre Moore.Imagen

El rito, cuyo título original en inglés es The Rite, es una película de terror estrenada el 28 de enero de 2011 en Estados Unidos, el 10 de febrero en Argentina, el 15 de febrero en Venezuela, el 17 de febrero en Chile, el 18 de febrero en Colombia y México, y el 18 de marzo en España. Protagonizada por Anthony Hopkins. Dirigida por Mikael Håfström. Inspirada en el libro de Matt Baglio.2

Michael Kovak (Colin O’Donoghue) está decepcionado con su padre y con la vida familiar, por lo que decide entrar en un seminario y renunciar sus votos. El tiempo pasa y Michael se convertirá en sacerdote, sin embargo escribe una carta de renuncia al Padre Matthew (Toby Jones), alegando falta de fe. Mientras el Padre Matthew trata de renovar la fe de Michael algo sucede y el Padre Superior le dice que está llamado a ser sacerdote, tenga o no fe. Tras aceptar a regañadientes una invitación para viajar a Roma, para asistir a un curso sobre exorcismo.

Durante el curso conocerá a Angelina Vargas (Alice Braga), una periodista que asiste a las clases con el fin de escribir un artículo para su periódico. Michael, debido a su notorio escepticismo, es enviado a hablar con el Padre Lucas (Anthony Hopkins), un conocido y poco ortodoxo exorcista. El Padre Lucas llevará a Michael al lado más oscuro de su fe: Lucas debía luchar para que el demonio saliera de una embarazada de nombre Rosaria (Marta Gastini) y salvarla antes de que el demonio en ella matara al bebé. Todo se complica cuando tras la muerte de Rosaria, este se mete dentro del padre Lucas y Michael deba luchar esta vez contra el demonio. La cosa se complica, y Michael deberá luchar entre el bien y el mal para salvar a Lucas y alejar definitivamente al demonio

Imagen

Bibliografía

Bajtín, Mijail. Teoría y estética de la novela. 1975. Madrid: Taurus, 1989.

Cordero, Luis. Sitio Personal. Recuperado el 24 de junio de 2012, de http://www.luiscordero.com/angeles/angeles_en_la_literatura_babilonica/http://www.linkmesh.com/demonios/exorcismo.php

de Maria, Constantino (1967) Enciclopedia de la magia y de la brujería. Editorial De Vecchi, S.A. Barcelona.

Flores, Alejandro. Sobre la actividad de los demonios: un tratado medieval bizantino sobre demonología. 10 de diciembre 2008 • Volumen 9 Número 12 • ISSN: 1067-6079

Fortea, José Antonio http://www.fortea.us/english/psiquiatria/criterios.htm

Fortea, José Antonio (2008) Summa Daemoniaca: Tratado de demonología y manual de exorcistas. Editorial Palmyra..

Krammer, Heinrich y Sprenger, James  (1487) Malleus Maleficarum. Alemania.

Quaife, G.R. (1987) Magia y maleficio: las brujas y el fanatismo religioso. Editorial Crítica.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s