Dialogismo e intertextualidad en la poesía popular: el caso de la trova antioqueña. Por: Verónica González Ramírez

Introducción

trovadores-paisas-pereira-cel-3113678512-pereira-risaralda-colombia__b4df30_4

Trove trove compañero

no me deje con la gana

tengo esta cabeza llena

pa´ trovarle hasta mañana.

Ñito Restrepo

En la mayor parte de los países latinoamericanos los procesos de conquista y colonización española impusieron un conjunto de formas orales que han sobrevivido transformadas y enriquecidas en distintas manifestaciones y tradiciones de la cultura popular. Este proceso de aculturación, es decir, la instauración unilateral del grupo español sobre el resto de los pueblos nativos, trajo consigo la implementación de la lengua española como idioma oficial; dentro de los procesos de esta implantación lingüística se introdujeron las primeras muestras de poesía oral, como los romances, los villancicos, las tonadas, las coplas y la trova.

Los pueblos indígenas latinoamericanos, a su vez, respondieron a estas primeras muestras con su música regional nativa, de esta manera, dicho entrecruzamiento poético y musical entre los españoles y los diversos grupos étnicos, desembocó en un inevitable sincretismo de costumbres y prácticas culturales que hallaron su expresión en formas de canto a través de la poesía popular.

Dentro de las numerosas zonas del territorio latinoamericano, Antioquia, uno de los departamentos de Colombia con más desarrollo económico e industrial, fue una de las regiones, que en principio, participó con mayor énfasis en los procesos de reelaboración de la poesía tradicional española. Los hombres antioqueños del campo fueron transformando el legado del romance español empleando coplas y trovas para expresar sus propios temas, ideas y pensamientos, los tópicos más frecuentes hallados en los inicios de la coplería antioqueña son el amor, las mujeres y el juego.

Dichos hombres campesinos, en su mayoría iletrados, se apegaron a la organización estrófica y a la estructura versificada de la copla clásica española enseñada por sus ancestros. Dado la condición oral de estas composiciones, su autoría, suele ser de carácter anónimo y su supervivencia corre el riesgo de ser muy irregular, a menos que, hecho que ocurre rara vez, un recopilador se dé a la tarea de documentar sus registros.

El presente trabajo busca ilustrar como la trova antioqueña, en tanto fenómeno oral, forma parte de un discurso permeado por diferentes intertextos, para este cometido se recurrirá a la noción de intertextualidad y dialogismo propuesta por el gran filólogo y teórico ruso Mijaíl Bajtín, el propósito de este ensayo es mostrar como las diferentes voces que emergen del canto de la trova antioqueña entran en diálogo desde la conjugación de diferentes enunciados. Pero, antes de realizar el abordaje del tema desde los postulados teóricos se hará un pequeño recorrido por los antecedentes de la trova antioqueña y se definirá cuáles son aquellos elementos característicos que la han dotado de un nuevo valor artístico.

La metodología a seguir para el desarrollo de este trabajo consistirá en escuchar la ronda semifinal y final de las presentaciones de los trovadores dentro del marco del Festival Nacional de la Trova 2015, un concurso tradicional donde se premia al mejor trovador del año y que es realizado en la ciudad de Medellín dentro de la programación oficial de la Feria de las Flores. El corpus de las presentaciones se obtendrá desde el canal de Youtube de la Asociación de Trovadores Colombianos (ASTROCOL), canal que subió a la red la transmisión televisada hecha por el canal regional TeleMedellín. Cada vez que se proceda a un análisis específico en donde se relacionen los apartados teóricos con la actuación de los trovadores se transcribirá el fragmento de la trova que ilustra o ejemplifica determinada afirmación.

Orígenes de la trova

Para rescatar la génesis de la trova hay que remitirse primero al género de la copla como una expresión características de la poesía oral. Lo que expone Guillermo Abadía sobre el origen de la copla, en el prólogo del libro titulado Canciones y coplas populares de Jorge Isaacs, es que la copla se halla desde la literatura del romance plasmada en las canciones de gesta, sin embargo, gracias a los trabajos de Francisco Rodríguez y Dámaso Alonso, se llegó a la conclusión de que, más antiguas que los romances épicos, tipo el Poema del Mío Cid en la tradición española, fueron primero las ” jarchas “, letrillas de cuatro versos escritas en mozárabe que los poetas hebreos y árabes ponían al final de sus poemas escritos en arábigo (Abadía,1985). Más adelante en el mismo prólogo continúa diciendo Guillermo Abadía que “estas jarchas eran, ni más ni menos, coplas y su género expresivo era más lírico que épico” (Abadía, 1985:4). He aquí un ejemplo que ilustra el autor del prólogo:

“Vayse meu corazón de mib,

ya, Rab, si se me tornarás?

Tan mal mi doled li-l-habib!

Enfermo yed, cuándo sanarád?”

“Mi corazón se me va de mí, / oh señor, acaso se me tornará? / Tan mal me duele por el amado!/ Enfermo está, cuando sanará?” (Abadía, 1985:4).

Ya en tierra americana dicho romancero español de descendencia árabe fue reformado por parte de las culturas indias, pero los procesos de adopción y adaptación más significativos que influyeron sobre su estructura y sus motivos, se realizaron por parte de la cultura negra y mestiza.

Un recuento de la trova antioqueña

imagens023aaa

La trova no es del campo

porque ella nació en España

se vino a criar aquí a Antioquia

del arriero y sus montañas

Diego Lopez “Dieguito”

La trova antioqueña, como todas las demás formas de poesía oral improvisada que hoy se cultivan en Latinoamérica, es una poesía heredada del romancero español que trajeron a América los conquistadores, ella se difundió por gran parte de la región cafetera colombiana de influencia paisa durante el periodo de La Colonización antioqueña, a causa de los procesos migratorios de mediados del siglo XX, la trova llegó a la ciudad de Medellín, aquí termino por adaptarse a las formas de vida de la ciudad y su pervivencia se logró gracias a la presencia de los campesinos o sus descendientes que aún la cultivan dentro de la sociedad urbanizada.

Ya desde su Cancionero de Antioquia Antonio Jose Restrepo nos habla de la gran acogida que tuvo este clase de poesía popular, no sólo por las gestes humildes del campo y gentes pobre de la ciudad, sino también por los ricos y personas de clase alta. Esta forma de oralidad popular caracterizo la cohesión y la moralidad de cada una de las comunidades donde se alojó, y fue, precisamente, en la región del suroeste antioqueño en donde se contó con el mayor número de cultivadores de esta poesía oral improvisada. La trova estuvo, por aquel entonces, en la voz de mineros, agricultores, peones, hacendados, aventureros y demás (Restrepo, 1955).

En su obra La Colonización antioqueña: una historia de caminos Eduardo Santa sugiere que, de acuerdo a sus antecedentes históricos, su composición social y las condiciones económicas y políticas que rodearon a la región antioqueña en el siglo XVII y hasta muy entrado el siglo XX, la cultura paisa fue una cultura ágrafa y rural cuyas costumbres debieron estar regidas por completo por la oralidad, lo cual se demuestra en sus expresiones de copla, trova, adivinanza, chistes, trabalenguas, y hasta chismes (Santa, 1994).

La tradición de la trova antioqueña aún se mantiene viva en los diferentes pueblos del departamento, desde los cuales llegan con frecuencia a Medellín personas de descendencia rural, a veces campesinos analfabetas pero con una gran habilidad para la improvisación, los cuales llegan a la sede de la Asociación de Trovadores de Colombiana, ASTROCOL, en busca de un espacio que les permita, además de ganarse la vida , mantener viva sus tradiciones y habilidades repentísticas.

En la actualidad la trova goza de posicionamiento y difusión no sólo en Medellín y Antioquia sino en el resto del país, e incluso, en el exterior. Sus espacios públicos de antaño, vinculados a la cultura popular como minas, fincas, cafetales, plazas y fondas de baile de pueblo, hoy por hoy han sido espacios institucionalizados por diferentes asociaciones y corporaciones con el apoyo de las diferentes alcaldías.

Desde mediados de los 70s el evento más importante que tiene como protagonista a esta forma de poesía oral es el Festival Nacional de la Trova, que se celebra cada año entre noviembre y diciembre, en diferentes barrios y escenarios de Medellín y de municipios aledaños. Otro festival de importancia es el Festival Rey de Reyes de la Trova, este se celebra anualmente la última semana de julio o la primera de agosto; en sus últimas versiones ha sido el evento oficial de apertura de la Feria de las Flores, fiesta tradicional de la ciudad.

Elementos característicos de la trova antioqueña

737-concordia3

Monumento a Salvo Ruiz, uno de los primeros gestores de la trova paisa

Desde el punto de vista de su estructura, la forma más difundida y que más ha tenido acogida en todos los grupos de la sociedad paisa, es la que se conoce con el nombre de trova sencilla, que consiste en una cuarteta, por lo general octosílaba, rimada en los versos pares, la cual va acompañada con tiple, los tres primeros ejemplos a continuación fueron tomados de El cancionero de Antioquia:

José se llamaba el hombre,

Un hombre de pelo en pecho,

Que nunca andaba torcido,

Que siempre andaba derecho.

En los festivales, la trova se canta a manera de contienda en donde los dos trovadores improvisan alternadamente sobre un tema que puede ser libre o impuesto por un jurado, en otras circunstancias, como fiestas cívicas, ceremonias y demás celebraciones sociales, el tema lo propone el público o los propios trovadores. Además de la anterior forma de versificación, la trova antioqueña, en cuanto a su estructura de rima tiene otras diferentes variantes, está por ejemplo, la Redondilla, que rima el primer verso con el cuarto y el segundo con el tercero:

Mensajero a quien confío

Mis íntimos sentimientos

Vuela en alas de los vientos,

¡Ay! pobre suspiro mío.

También se canta la que se conoce con el nombre de Trova Dobleteada, conformada por dos cuartetas en donde riman el primer y tercer verso y el segundo con el cuarto:

No te quiero por bonita

Aunque es mucha tu hermosura,

Sino por esa boquita,

Que huele a piña madura.

Por último, entre los trovadores de la región antioqueña, hay una modalidad de verso a la que ellos llaman Trova correada. En agosto del año 2009 en ocasión de la celebración de la Feria de las Flores, el experimentado trovador conocido como Marinillo cantó de la siguiente manera para ilustrarla:

Pero es que el viernes siete de agosto

es para hacer un programa entero

antes de ir a ver nuestra trova

vayan al desfile de silleteros.

080815_trovadores

De acuerdo a su acompañamiento musical, la trova antioqueña recibe diversos nombres que dependen de la tonalidad en la cual se cante. En su artículo titulado Desarrollo de la trova antioqueña, John Fredy Zapata dice que según Saulo Gómez “Gelatina”, integrante del grupo de “Los Marinillos”, la trova se canta en tono de merengue campesino, modalidad que es muy utilizada por los cantantes de música popular antioqueña para sus grabaciones –más conocida como música guasca-. Y cuando se canta en un tono que mezcla el pasillo criollo y el bambuco recibe los nombres de trova sencilla, trova tradicional o trova festivalera, esta es la que goza de mayor difusión entre los trovadores y la de más aceptación por parte del público (Zapata, 2005).

En cuanto a las particularidades de la trova como discurso oral Zapata nos habla acerca de su controversialidad, en tanto que, si bien no se presenta en ella una rivalidad expresa por parte de los trovadores, si existe una intención clara y recíproca en cada repentista por demostrar e imponer su superioridad (Zapata, 2005). Cuando los trovadores se disponen a comenzar su recital hay dos roles que surgen de inmediato en el escenario, se trata del retador y el retado, estos papeles se van alternando a medida que avanza el juego de la retahíla por parte de ambos, así lo ejemplifica Zapata en su estudio:

Aquí está Minisicuí

con este gran Jaime Hernández

que se llama Pasoereina

y es trovador de los grandes.

Jaime Hernandez “Pasoereina”

A continuación dice el otro trovador respondiendo a la provocación:

Es trovador de los grandes

porque él trova muy bien

mas no se equivoque mucho

que yo soy bueno también.

German Dario Carvajal “Minisicuí”

Sobre intertextualidad y dialogismo en la trova antioqueña como texto oral

Desde su estudio denominado La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento. El contexto de François Rabelais, Mijaíl Bajtín planteó que en toda sociedad se desarrollan dos tipos de prácticas culturales, una oficial o legitimada y otra popular o no legitimada. Aquellas inscritas en tradiciones aceptadas y reconocidas por instituciones políticas e ideológicas oficiales, son las prácticas legitimadas que serán consumidas y vanagloriadas, mientras las otras, serán miradas de reojo.

Para el caso que ocupa este trabajo, se puede ver, de acuerdo a los expuesto anteriormente, como una cultura subalterna –la campesina migrante– ha logrado tener un papel protagónico entre una cultura hegemónica –la urbana–. En todos estos años la práctica repentísticas del trovador continúa conservado su imagen y su discurso rural; en la actualidad, a pesar del paso del tiempo y de todos los avances en materia de infraestructura y movilidad con los que cuenta Medellín, el campo, cada año se instala por unas semanas en la ciudad para dar paso a los festivales de la trova. El escenario y el vestuario que involucran al repentista evoca una ruralidad, de esta manera, la cultura popular pueblerina, por este tiempo de celebración y festejo, se funde entre grandes y modernos edificios; ponchos, ruanas, carrieles, enjalmas, muleras y sombreros típicos se imponen ante el hombre urbano.

En síntesis, la cultura popular campesina, en época del Festival Nacional de la Trova, envuelve a toda la ciudad con su canto haciendo que los miembros de la cultura oficial alaben y adopten sus hábitos y sus costumbres; por eso, cuando la trova se fortalece en la ciudad como celebración institucionalizada, puede considerarse que la cultura popular, esa que viene de abajo y del vulgo, supera y predomina, por lo menos en período del festival, a la cultura hegemónica oficial.

Para Bajtín, las diversas esferas de la vida humana están todas relacionadas con el uso del lenguaje, el cual se lleva a cabo mediante enunciados, ya sean estos orales o escritos, que identifican a los

individuos quienes se interrelacionan socialmente. En el capítulo titulado “El problema del texto en la lingüística, la filología y otras ciencias humanas” del libro Estética de la creación verbal, Mijaíl Bajtín, considera que la unidad mínima del lenguaje es la palabra y que a esta le es inherente una dialogalidad sociohistórica. Toda palabra se mueve en un universo de acentos ajenos y su orientación es una permanente búsqueda de respuestas (Bajtín, 1985).

Si aplicamos lo que planteó Bajtín en el párrafo anterior y tomamos la trova como una serie de enunciados que identifican a los individuos dentro de sus relaciones sociales, tenemos que la trova, de acuerdo con una de sus características principales ya mencionadas, como lo es la contienda, comunica la forma de ser de los antioqueños, es decir, este carácter retador que implica el trovar identifica los rasgos y atributos comunes que se le atribuyen a la cultura paisa como colectividad.

Los paisas han sido reconocidos, por las demás regiones del país colombiano, como hombres aventureros y arriesgados, pujantes y berracos, con gusto por lo desconocido y nada miedosos a la hora de la confrontación y la competitividad, además de su propensión por mostrarse y lucirse siempre sin pasar desapercibido, lo identifica también su interés por ganar favores y sacar el mejor provecho de la situación, de allí, por ejemplo, que la dinámica del espectáculo del trovador consista en que este debe obtener el favor del público y del jurado. En el video de Youtube del XI Festival Nacional de la Trova seleccionado para el corpus, hallamos que la mayoría de las trovas tiene marcado el tono de la provocación, por ser este un concurso donde el ganador recibe una buena cantidad de dinero, estos son algunos ejemplos:

Si esta noche gano yo

voy a la ronda del diablo

me queda el remordimiento

de eliminar a Juan Pablo

Cristian Andres Peña “Pirulo”

Por más de que usted me ataque

a usted yo no lo maltrato

porque que remordimiento

darle madera a un novato

Juan Pablo Martínez

A través del estudio de la novela de Dostoyevski, en Problemas de la poética de Dostoyevski, Bajtín plantea que la novela polifónica es parte de la literatura carnavalizada, y al mismo tiempo, es una forma artística, denominada para él, literatura dialógica, la cual está distanciada de la monológica porque en ella se manifiestan, en forma autónoma, una pluralidad de conciencias estrechamente ligadas con la cultura popular, mientras que en la literatura monológica es la voz de un escritor-dios la que, emparentada ideológicamente con la cultura oficial de una sociedad, organiza el mundo narrado (Bajtín, 2003).

Para Bajtín, en Estética de la creación verbal, el texto codificado en forma oral o escrita es el dato primario de las ciencias humanas y de todo el pensamiento humanístico y filosófico en general, en este sentido, la realidad sólo es aprehensible en forma textualizada. El texto se conforma de enunciados que pertenecen a los integrantes de la sociedad en la que se manifiesta una praxis comunicativa. Estos enunciados revelan las condiciones sociohistóricas de las comunidades por su contenido y por su estilo verbal. Por consiguiente, todo texto presupone un sistema comprensible para todos, un marco de aceptación consensual en una comunidad determinada.

También explica Bajtín que la especificidad de la vida de un texto se desarrolla siempre sobre la frontera de dos conciencias; el diálogo textual abarca la interrelación entre el texto como objeto de estudio y el contexto de su producción. Todas las relaciones de sentidos entre diversos enunciados adquieren un carácter dialógico puesto que los sentidos se distribuyen entre las diferentes voces (Bajtín, 1985). En cuanto a la intertextualidad se refiere, hay que señalar que la génesis del concepto también viene del pensamiento bajtiniano que está estrechamente ligado a las polifonías textuales que este autor ruso destacaba en las novelas de Dostoyevski, para Bajtín la intertextualidad se manifiesta en el texto como una especie de caja de resonancia, en donde, además de la propia voz autoral, otras voces resuenan en un ejercicio de apropiación y recreación de lenguajes ajenos.

Bajo los anteriores preceptos de Bajtín, partimos del hecho de que la trova antioqueña es un proceso comunicativo concreto, un texto oral de poesía popular, un texto dialógico gestado, representado y mantenido por los sujetos históricos que forman parte de la cultura popular antioqueña. Al tomar a la trova como un texto cargado de diversos enunciados que busca proyectar diferentes voces estamos señalando su cualidad de dialogismo.

Ahora, de acuerdo a lo escuchado en el video publicado en Youtube donde se grabó la semifinal y la final del Festival Nacional de la Trova 2015, encontramos que su en su contenido textual comunicativo, esta forma de poesía oral resalta el habla regional, la variante particular de la región paisa es la que predomina en gran parte del texto de la trova y su estilo verbal incluye una variante de carácter coloquial que, por momentos se mezcla con un estilo verbal del populacho, de esta manera dialogan las voces coloquiales, expresadas por la mayoría de los paisas en un tipo de lenguaje informal, con las voces de las jergas populares nacidas en los guetos de las comunas de Medellín.

maxresdefault

El trovador- autor, al utilizarlas deja ver una estrecha filiación de su discurso con las fórmulas lingüísticas que vienen de los sectores más populares de la ciudad. En el siguiente ejemplo, mamado es más propio del habla coloquial y se dice para expresar el hecho de estar cansado, mientras que panguana es una jerga de las comunas y es una palabra de uso juvenil que designa a alguien mala gente, de malas intenciones:

Vos ya me tenés mamado

Con el mismo repertorio

Mi trova sabe a montaña

La suya huele a escritorio

Juan Carlos Vargas Alzate “Alacrán”

Usted como es de ordinario

usted como es de panguana

utiliza ese terreno

pa´ cultivar mariguana

Juan Carlos Vargas Alzate “Alacrán”

Como una forma de voz contestataria el texto de la trova recurre a hacer una burla del tema político, este intertexto, por lo general es referenciado como manera de protesta o denuncia, podría pensarse que el trovador, en tanto autor, como representante de la memoria colectiva del pueblo, expresa a través de su acción comunicativa la disconformidad que envuelve a quienes representa. Cuando se recurre al intertexto político como parte del repertorio, este se alude bajo una connotación negativa hacia las figuras políticas del momento para censurar su corrupción e inmoralidad, en los ejemplos mostrados a continuación se puede notar como dentro del intertexto político brota la expresión de la incredulidad por parte de los partidos políticos tradicionales, de la desesperanza por los infructuosos diálogos de paz y de la indignación que sufre el pueblo por el caso de los falsos positivos:

Todos ven al presidente

que se llama Juan Manuel

me quedó el remordimiento

de haber votado por él

Cristian Andres Peña “Pirolo”

Ni de izquierda ni derecha

son aspectos conflictivos

hoy yo recuerdo el entierro

de los falsos positivos

Mateo Jiménez Alzate “Dinamita”

Los diálogos que se dan

con los hechos tan temprano

escrituran el entierro

para muchos colombianos

Ramiro de Jesús Gómez “Tutifruti”

Enterrado en la escombrera

Hoy hay más de un NN

que espera que la justicia

al fin le haga el ADN

Mateo Jiménez Alzate “Dinamita”

Hay una apropiación y una reproducción de un discurso muy oficialista que siempre ha estado muy marcado en el imaginario de la cultura paisa, el cual es el orgullo paisa. Antioquia, por su tendencia a la competitividad, se ha visto como una de las zonas colombianas donde está todavía muy marcado el tema del regionalismo, el paisa, es un hombre un poco engreído que siempre piensa que tiene lo mejor de todo, de allí que casi todo lo resumamos con una frase final que alude al orgullo paisa; incluso este tipo de enunciado se repite mucho en propagandas políticas, así pues, ser la única ciudad de Colombia que cuenta con metro, es tener orgullo paisa, si un equipo de fútbol antioqueño, como por ejemplo el Atlético Nacional, gana la Copa Libertadores de América, eso se reduce a la frase de puro orgullo paisa, y así, con demás aspectos de la vida social.

Este intertexto de “orgullosamente paisa” lo continúan reproduciendo diferentes generaciones y su enunciación se manifiesta en el texto del trovador quien no pierde oportunidad para exaltar y ensalzar el espíritu antioqueño, la belleza de su territorio montañoso y lo bueno de su folclor y su gastronomía campesina:


Aquí andan sobrando flores

y eso sí es una belleza

porque los paisas estamos

enterrando la tristezathumb-trova

Ramiro de Jesús Gómez “Tutufruti”

Mi trova sabe a montaña

pues tiene cada matiz

de la cumbia que bailamos

y la arepa de maíz

Leonardo Arboleda Cuervo

Para terminar este pequeño análisis, puede notarse que uno de los intertextos que sobresalen en este discurso de poesía oral es la aceptación hacia creencia religiosa muy tradicional, el trovador saca a la luz, por medio de su enunciado, el vínculo positivo que posee con el catolicismo y la fe cristiana. Los trovadores, ya sea como descendiente de familias campesinas, o bien como discípulos de la tradición oral que viene del campo, respetan a esta iglesia y la conservan como religión oficial del territorio nacional, el enunciado que envuelve este intertexto religioso demuestra devoción hacia Dios en donde se combinan mensajes de plegaria o agradecimiento por la posibilidad de ganar el festival:

Y a medida que esto avanza

es el flaco el que se crece

pues todo lo puedo en Cristo

que es el que me fortalece

Cristian Andres Peña “Pirolo”

Finalmente, hay varias voces que irrumpen para hacer un llamado al rescate de los valores familiares, para defenderla como institución tradicional; particularmente, en la primera trova, se critica el distanciamiento de la familia gracias al uso excesivo de aparatos electrónicos, en la segunda trova, el relato toma posición en cuanto a la relación familiar de padre e hijo, aquí el trovador inconscientemente denuncia el hecho de que hay familias conformadas por padres agresivo y maltratadores:

Adelante un celular

Ese dolor de cabeza

Que opaco aquella familia

Que cenaba en una mesa

Leonardo Arboleda Cuervo

El papa mira su niño

Y el corazón se le bate

Ojala que lo acaricie

Y que nunca lo maltrate

Mateo Jiménez Alzate “Dinamita”

Conclusión

La trova antioqueña al ser leída como un texto resulta ser una amalgama de múltiples enunciados, una fuente discursiva de la que brotan diversas voces que decantan aspectos ideológicos, religiosos, políticos y tipologías sociales que identifican a los sujetos históricos de la colectividad paisa. Como valores estéticos de la trova, se pueden destacar su carácter de contienda y su propensión a mantener un tono irónico y humorístico.

Además cabe destacar, que la práctica repentista de la poesía oral antioqueña, si bien se ha renovado en varios aspectos, todavía guarda una importante filiación y respeto por los elementos tradicionales, tales como, la improvisación, la provocación del trovador contrario para proporcionar un ambiente de competencia y la actividad lúdica que conlleva la invención inmediata de la rima.

Bibliografía

Bajtín, M. “El problema del texto en la lingüística, la filología y otras ciencias humanas”. En: Estética de la creación verbal. México: Siglo Veintiuno Editores, 1985.

Bajtín, M. La cultura popular en la Edad Media y en el Renacimiento. El contexto de François Rabelais. Madrid: Alianza Editorial S.A., 1990.

Bajtín, M. Problemas de la poética de Dostoyevski. México: Fondo de Cultura Económica, 2003.

Isaacs, J. Canciones y coplas populares. Bogotá-Colombia: PROCULTURA, 1985.

Restrepo, A. J. El cancionero de Antioquia. Medellín, (Colombia): Editores Teresa Uribe Restrepo y B.A. Gutierrez, 1955.

Santa, E. La colonización antioqueña. Una empresa de caminos. Bogotá: Tercer Mundo, 1993.

Zapata, J. F. “Desarrollo de la trova antioqueña”. Estudios de literatura colombiana. Universidad de Antioquia. N 16, 2005, pp. 161’-179.

Sada, R. Fiesta de la trova 2015 Medellín. Recuperado de https://www.youtube.com/watch?v=KuVsw3hVDC4

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s