El culto a la Santa Muerte y a Jesús Malverde: textos culturales con matices de narcodevoción por Andrea Méndez Solano

Introducción

Dentro de la cultura popular, esa esfera donde se consume y recrea las tradiciones de un pueblo para mantener la identidad social, la cohesión y la pertinencia dentro de un grupo, podemos encontrar la religiosidad popular que se refiere a la visión que tiene el pueblo sobre la creencia (el binomio fe y superstición), pero que no se encuentra legitimada, es una representación esencial que se incorpora a la problemática de la identificación, donde la subjetividad es conminada a sumergirse en el seno de la misma representación colectiva que la aliena (Cros, 1997). Este marco referencial es donde se va a sentar la base de la investigación acerca de los santos populares: Jesús Malverde y la Santa Muerte.

El objetivo general de la investigación es analizar el culto a la Santa Muerte y a Jesús Malverde como textos culturales que corresponden a un sincretismo cultural para comprender la narcodevoción, la vigencia y crecimiento dentro de la religiosidad popular. Por lo tanto, en primer lugar presentaremos un resumen de la definición de los cultos a la Santa Muerte y a Jesús Malverde. En segundo lugar, definiremos el concepto de narcodevoción y por último expondremos las conclusiones con respecto a los determinantes del sincretismo cultural en relación con la narcodevoción.

Presentación de Jesús Malverde

Según Ida Rodríguez (s.f.) con respecto al culto de Jesús Malverde:

En la Ciudad de Culiacán, Estado de Sinaloa, la figura mítica o verdadera de Jesús Malverde, un ladrón social, generoso y mártir, ha sido adoptada como intercesor entre los deseos de grupos marginados y fuera de la ley, ladrones, asesinos y desde la segunda mitad del siglo XX por el poderoso grupo llamado de los narcotraficantes. La figura de Malverde es actualmente un vehículo de comunicación entre diversas organizaciones dedicadas al narcotráfico que solicitan el éxito de sus empresas. El culto a Malverde no solo se concentra en Culiacán en donde se le empezó a venerar, sino se encuentran ya sitios dedicados a su adoración en otras ciudades y países, por ejemplo en distintos pueblos del Estado de Sinaloa considerado el de mayor producción de droga y su cultivo y vendedores, sino en poblaciones de Jalisco, Michoacán, Guerrero y ciudades importantes como, Tijuana, Los Ángeles California y Calli en Colombia.

Presentación de la Santa Muerte

Ahora bien, Claudia Reyes (2011) establece para el culto de la Santa Muerte lo siguiente:

Como se verá con detalle más adelante, en la ciudad de México el primer altar que expuso en la vía pública una imagen de la Santa Muerte se encuentra en la calle de Alfarería número 12, en la colonia Morelos. Fue instalado en octubre de 2001. Ha crecido tanto el número de sus devotos que muchos lo consideran ya el “altar mayor” del culto. Por otra parte, algunos investigadores han registrado cerca de trescientos altares dedicados a la Santa Muerte en los estados de Puebla, Querétaro,Veracruz, Hidalgo, Zacatecas, Guerrero, Chiapas, Sonora, Chihuahua, Campeche y Tamaulipas, por mencionar algunos.

La Santa Muerte es un culto popular que nace de manera clandestina ante la desaprobación de la Iglesia Católica, pero más que nada es un recurso espiritual para enfrentar la condición de vulnerabilidad de los devotos; da respuesta a sus seguidores ante la crisis económica, social y religiosa que pervive en nuestro país. En el ritual del culto no existe sermón y los fieles aseguran que la Santa no juzga ni castiga; es pareja con todos.

La narcodevoción

Al establecer los conceptos fundamentales de los cultos procedemos al enfoque de nuestro análisis donde este tema es relevante porque el culto a la Santa Muerte y a Jesús Malverde son textos culturales que pertenecen a un sincretismo entre el pueblo, la subcultura del narcotráfico y la iglesia católica legitimada. Este texto muestra dos caras: el rasgo identitario de un pueblo y la justificación y protección del narcotráfico, lo cual lleva a aceptar a estos santos como protectores no solo del pueblo pobre con necesidades, sino también de la persona ladrona, de la que ha estado en la cárcel y de la persona narcotraficante que se encomienda a Jesús Malverde para que la carga de drogas pueda pasar la frontera. Estos santos, como se explica en el video 1 de Jesús Malverde, “… cuidan tanto de la persona creyente, inscrito dentro de la religión católica, pero necesitado de establecer su propia lectura de la religión a través de íconos y ritos íntimos y personales, como de la persona traviesa”, la cual comete los errores de matar, contrabandear y hacer daño, pero también presenta la necesidad de protección.

Desde el punto de vista de la etimología de la palabra, según el Diccionario de la Lengua Española (2014): narco como prefijo significa droga y devoción en la acepción número tres, la más coherente con nuestro trabajo, significa inclinación o afición especial, por lo que esta palabra compuesta nos remite a una práctica religiosa realizada por personas que pertenecen a la subcultura del narcotráfico y que se comporta como un elemento cultural en un colectivo específico. La narcodevoción es un bien simbólico insertado en la cultura mexicana, para este caso, puesto que se forma parte del sujeto cultural, la cual es una instancia que integra a todos los individuos de la misma colectividad, en donde la función objetiva es integrar a todos los individuos en un mismo conjunto al tiempo que los remite a sus respectivas posiciones de clase, en la medida en que, como ya se ha dicho, cada una de esas clases sociales se apropia ese bien colectivo de maneras diversas (Cros, 1997).

Al fin de cuentas, esta expresión del culto a la Santa Muerte y a Jesús Malverde se inscribe dentro del concepto de interacción social que Giménez (2012) nos delimita como todo proceso de interacción que implica a los interlocutores participantes en una actividad para reconocerse recíprocamente, mediante la puesta en relieve de alguna dimensión pertinente de su identidad, en lo que ni siquiera la sociedad existe sin el concepto de identidad, porque sin interacción social no hay sociedad. Además esta identidad expuesta hace referencia a su arista religiosa en donde los conceptos de mito, espacio sagrado y tiempo sagrado de Mircea Eliade crean una dialéctica propicia tanto para el pueblo como para la subcultura del narcotráfico.

Conclusión

La subcultura del narcotráfico se apropió de las prácticas religiosas católicas legitimadas para tratar de pertenecer a la cultura popular, con las actividades religiosas, rituales, congregaciones, etc., tratan de establecer su rol dentro de la sociedad y a pesar de que la Iglesia como institución no lo acepta, tampoco lo censura, entonces se produce una resemantización para buscar la protección y la satisfacción espiritual, pero desde lo propio y conocido, en donde se hace la diferenciación con respecto a lo satánico, puesto que estos santos son del lado del dios cristiano, nunca se asocia al culto demoníaco. También es importante tener en cuenta que estos santos son muy populares dentro de la esfera del pueblo y muchos desaprueban que se les vincule exclusivamente con la subcultura del narcotráfico, por consiguiente se inscriben en la cultura popular, pero son apropiados por todo aquel que desea su lugar en la devoción y la fe.

Bibliografía

Cros, E. (1997). El sujeto cultural, sociocrítica y psicoanálisis. Buenos Aires, Argentina: Ediciones Corregidor.

Real Academia Española. (2014). Diccionario de la Lengua Española. Recuperado de: http://dle.rae.es/?id=Dc6sjRI

Eliade, M. (1970). Tratado de la historia de las religiones. Sexta edición. Recuperado de: http://laicos.antropo.es/religiones/Eliade.Mircea_Tratado-de-historia-de-las-religiones.pdf

Giménez, G. (2012). La cultura como identidad y la identidad como cultura. Conferencia en el Instituto de Investigaciones Culturales, Universidad Autónoma de México. México. Recuperado de: https://populardrama.wordpress.com/lectura-obligatoria-iexamen/

Reyes, C. (2011). Historia y actualidad del culto a la Santa Muerte. En: Revista El Cotidiano, 169 (setiembre-octubre), pp. 51-57. Recuperado de: http://www.redalyc.org/pdf/325/32519776006.pdf

Rodríguez, I. (s.f.). El Culto a Jesús Malverde. Recuperado de: http://www.esteticas.unam.mx/edartedal/PDF/Bahia/complets/RodriguezMalverde.pdf

Material audiovisual:

  1. Jesús Malvalverde: el santo de los narcos. Publicado el 1 mar. 2012. Aquí Y Ahora De Univision. Viajo Hasta Culiacán Sinaloa México Y Presenta Un Reportaje Sobre Jesús Malverde, El Santo De Los Narcotraficantes.
    Derechos Reservados Univisión. https://www.youtube.com/watch?v=6ZEjZJHNa9A
  2. Malverde. El documental. Publicado el 6 mayo. 2013 Signos de Los Tiempos, Once TV México IPN, Malverde. https://www.youtube.com/watch?v=qdhMYE0zpVU

 

  1. La historia de la Santísima Muerte. Publicado el 22 junio. 2014. Tiene millones de devotos, sus canciones y hasta su propio templo. Viajamos hasta el corazón de México para conocer la devoción a la Santa Muerte. https://www.youtube.com/watch?v=0k2vF86O-Bo
  2. La niña blanca. Documental. Una película de Several Studio, dirección Pepe Guevara-Fuentes. Producción ejecutiva Pere Ortín Andrés https://www.youtube.com/watch?v=7qcVF6akCro

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s